PUENTE DE TRETO



Localidad: COLINDRES
 Google Maps: 43.3933613 , -3.4649149


Sector:
OBRA PÚBLICA
Tipo de patrimonio:
ELEMENTO INDUSTRIAL
Época:
CONSTRUCCIÓN: 1897-1905. UTILIZACIÓN: HASTA MEDIADOS 1990

Grado de protección:

Ninguno.


Estado de conservación:
Bueno.
Información sobre visitas:

Sí.





Bibliografía relacionada

Piedra, Juan de la. La Contra del proyecto de el Puente de Treto o Defensa de la navegación hasta Limpias, Torrelavega, 1888.

 

Setién, Adrián y Revuelta, Ángel. A través del puente (Historia del Puente de Treto). Editado por el Ayuntamiento de Colindres y el Parlamento de Cantabria. Colindres, 2005.



Descripción del enclave:

Es un puente metálico situado sobre la ría de Limpias, entre los municipios cántabros de Colindres y Bárcena de Cicero. Su estructura se compone de dos arcos parabólicos, armados en celosía y apoyados sobre pilares de piedra y otra sección móvil. Su longitud total es de 161,74 metros. La sección móvil, que orilla con Colindres, está diseñada para girar sobre sí misma y permitir el paso de embarcaciones. El hierro utilizado en la construcción procedía de Amberes, habiéndose montado los tramos parabólicos en Mieres (Asturias) y el giratorio en Lieja (Bélgica). El diseño estructural sigue el estilo de la escuela Eiffel.

El sistema de funcionamiento del tramo giratorio consiste en un eje de acero en el centro del pilar de sustentación que va unido a la fábrica de la misma placa por seis pasadores. Su unión con el tramo se realiza  por otra caja de fundición sujeta por pasadores a dos viguetas maestras y a otras dos perpendiculares y complementarias, sosteniendo en su parte superior el tejuelo de bronce, apoyado sobre otra pieza del mismo material que corona el pivote. Las condiciones del mecanismo posibilitaban que solo se necesitara un hombre para la maniobra, gracias a una llave cabrestante que entra en la espiga del árbol como una manivela. En la llave hay orificios donde se introducen palancas de un metro sobre las que se ejerce la acción. La duración de la maniobra era pequeña, menos de cinco minutos, y la fijación al tramo no duraba treinta segundos, de tal modo que apenas entorpecía la circulación.

En la edificación del puente se utilizaron, en total, 543.500 toneladas de hierro, con un presupuesto de contrata fijado en 355.336,20 pesetas, repartido de la siguiente manera:

·       Ejecución material de las obras 308.988
·       Gastos imprevistos 1%
·       Gastos de dirección y administración 5%
·       Beneficio industrial 9% (incluye el 3% por interés del dinero adelantado)

En lo referente a los materiales, las escuadras, palastros, cabezas de roblones y bastidores son de hierro forjado. Los largueros, traveseros y palastros abovedados de hierro laminado. Las pilastras y base de la caja de rodillos de hierro fundido. De acero los ejes y ensanches de ejes de los soportes fijos del primer y segundo tramo inmóvil, rodillos de cuerpo y ejes de su caja. También se utilizó el plomo laminado y el bronce. El tramo giratorio, por su parte, se componía de 69 487 kilogramos de hierro forjado, 18 460 de fundido, 1967 de acero y 137 de bronce. Los operarios que trabajaron en su construcción fueron peones (mayor y menor), carpinteros (maestro y oficial), ajustadores (maestro, oficial y auxiliar), herreros (maestro y oficial) y marineros. Se utilizaron como medios de transporte una gabarra capaz de cargar con más de veinte toneladas y carros de bueyes, tanto de una como de dos yuntas. Los materiales importados desde Amberes eran fletados desde este puerto hasta el de Santoña y posteriormente conducidos a pie de obra.



Reseña histórica:

El paso de la ría de Treto en el conocido históricamente como Camino de la Costa se realizaba en barca.

Ya en el siglo XV existen menciones a la popular Barca de Treto en referencia a los peregrinos del Camino de Santiago que utilizaban el Camino de la Costa y paraban en la Ermita de la Magdalena de Colindres. A partir del siglo XVIII el barcaje paso a posesión del duque de Noblejas. Debido a los costes de mantenimiento la propiedad desistió de la gestión pasando los derechos del barcaje al Estado. Se mejoró el servicio construyendo una nueva embarcación y habilitando unas escolleras que redujeron el tramo fluvial.

El nuevo barco se terminó de construir en enero de 1864, obra del calefate Matías de Castanedo. Era un lanchón con tres bancos en la proa para los remeros, al que posteriormente se dotó de una cadena y un cable metálico. En la parte posterior llevaba dos planchas en las que se podían portar hasta cuatro coches con sus propios caballos

La primera tentativa de construcción de un puente tuvo lugar en 1867, con un proyecto aprobado el 6 de marzo por iniciativa de la Diputación Provincial. Se trataba de un puente flotante que permitía dejar un tramo libre para el tráfico fluvial. El proyecto no termina de aprobarse por una fuerte oposición política.

En 1882 la Dirección General de Obras Públicas de la Provincia presentó nuevos y distintos proyectos, uno de ellos, obra del ingeniero cántabro Eduardo Miera, de tramo giratorio, diseño de pilas y estribos de fábrica para la colocación de un tablero metálico de 160 m de longitud, de los cuales 37 constituían el tramo giratorio. Sería el que finalmente se realizó entre 1897 y 1905 por la Fábrica de Mieres.



Autor de la ficha: VICTOR M. MORENO SAIZ-12/06/2021